Quiropráctica




La quiropráctica

La quiropráctica se conoce mundialmente como  una de las ramas de las ciencias de la salud que se encarga de estudiar los problemas del sistema músculo-esquelético, enfatizando especialmente los problemas de la columna vertebral, y los efectos que produce en el sistema nervioso y todos los ámbitos de la salud.

La quiropráctica es una rama de la ciencia cuya función se centra en evaluar, tratar y prevenir desordenes de carácter músculo – articular y como éstos repercuten y actúan en el en el sistema nervioso, y  en la salud de los seres humanos.

En algunos países , la quiropráctica está incluida en los sistemas nacionales de sanidad publica y privada. Totalmente integrada en la sociedad cooperando  en conjunto con las otras profesiones sanitarias.
Ésta profesión, es una técnica  que apunta a llevar a cabo ciertos cuidados para la salud que el cuerpo libera como  consecuencia  de una de las formas más graves del estrés, el complejo de Subluxación Vertebral.

Se manifiestan una serie de cambios funcionales, estructurales, y patológicos que comprometen funciones del sistema nervioso, pudiendo repercutir también en la actividad normal de los demás sistemas del organismo, dañando la salud de las personas.
Ante esto la quiropráctica se convirtió en una de las profesiones de atención en salud más popular del mundo. Una de las características fundamentales que provocó el gran reconocimiento, es la no utilización de fármacos para sus curaciones y la capacidad de minimizar las intervenciones quirúrgicas.
Además la quiropráctica se destaca exclusivamente por  aplicar un ajuste vertebral específico para corregir la subluxación que se producen en el sistema músculo-esquelético.

La quiropráctica actúa corrigiendo dicho pinzamiento del nervio, devolviéndole al sistema nervioso la integridad del mismo y la capacidad innata de auto-recuperación al cuerpo del individuo.
El tratamiento quiropráctico consiste principalmente en efectuar una serie de ajustes vertebrales específicos  con el fin de corregir la subluxación vertebral. Estos se aplican sobre la columna vertebral, de forma natural sin generar ningún  dolor.

La quiropráctica no se encarga de curar enfermedades ni sintomitas sino que su función se centra en mejorar el funcionamiento del sistema nervioso. Como consecuencia el cuerpo activa su capacidad de auto – recuperación mejorando notoriamente el nivel físico, emocional y mental de las personas.
Este tratamiento genera beneficios en todos los ámbitos de la salud, ya que repercute en el ámbito celular, físico, mental y emocional.

En lo que respecta al ámbito celular, se obtienen beneficios como la mejora del envejecimiento prematuro y la reparación y revitalización celular. También frena el daño celular,  y genera el equilibrio del eje neuro-inmuno-endocrino.
En el ámbito físico la quiropráctica genera también distintos beneficios como por ejemplo la mejoría del rendimiento físico previniendo  enfermedades. Mejoría de la actividad sexual, y también  fortalece la  inmunidad en lo que respecta a los catarros y otras afecciones.
Y desde el punto de vista mental y emocional se producen mejoras en el rendimiento intelectual, una gran sensación de bienestar lo que trae como consecuencia un mejor estado de animo.

No Comments

Hernia Discal

Se describe como el desgarro de la envuelta fibrosa del disco. El caso más típico es la fisura radial, en la que el desgarro es perpendicular a la dirección de las fibras. Durante los movimientos vertebrales el disco se comporta como un amortiguador. La protrusión discal consiste en la deformación de la envuelta fibrosa por el impacto del material gelatinoso del núcleo pulposo contra ella.Las hernias de disco suelen ser más frecuentes a nivel cervical y lumbar, por ser estos los segmentos con mayor movilidad de la columna.

Causas que producen la hernia discal

La fisura, protrusión o hernia discal se producen cuando la presión dentro del disco es mayor que la resistencia de la envuelta fibrosa. Como la envuelta fibrosa es un tercio más gruesa en su pared anterior que en la posterior, la mayoría de las fisuras, protrusiones y hernias se producen en esta última.

La hernia discal suele producirse al elevar algun tipo de objeto pesado del suelo en una mala postura, sin haber flexionado las rodillas, dejando de esta forma que nuestra columna cargue con todo el esfuerzo.

Manifestación de los síntomas

Si el tamaño de la hernia es suficientemente grande, puede comprimir una raíz nerviosa. En ese caso, el paciente nota el dolor irradiado al brazo -si la hernia es cervical- o a la pierna -si es lumbar-. Es de destacar que en ese caso el paciente nota dos dolores a la vez y, aunque tiende a considerar que es el mismo, realmente se deben a dos causas distintas:

El síntoma más característico es la ciática: dolor que se va hacia glúteo y miembro inferior, generalmente más allá de la rodilla.

El dolor irradiado al brazo (si la hernia es cervical) o a la pierna (si es lumbar) debido a la compresión de la raíz nerviosa. En el caso de hernia lumbar, hay compresión del nervio ciático, y por esto se le da el nombre de ciática.

Otro síntoma frecuente son las sensación de hormigueo conocida como parestesias.

Riesgos en el tratamiento de la hernia discal

Cuando el paciente presenta los criterios quirúrgicos que se explican más adelante, es necesario operarlo, porque:

  1. Hay estudios que demuestran que en esos casos evolucionan mejor los pacientes operados que los no operados.
  2. Si hay sufrimiento de la médula, tal y como se describe más adelante, o pérdida de fuerza progresiva o intensa durante más de 6 semanas, pueden quedar secuelas.

A la inversa, no hay que operar a los pacientes que no presentan criterios para hacerlo porque:

  1. Hay estudios que demuestran que en esos casos evolucionan mejor los pacientes no operados que los operados.
  2. La cirugía expone a unos riesgos que serían innecesarios en esos pacientes, y su resultado habitualmente es contraproducente.

Algunas de las recomendaciones establecen que el riesgo de infección o hemorragia durante una primera operación del disco intervertebral es menor del 1%, aunque ese riesgo aumenta mucho con pacientes de más edad o cuando no es la primera operación discal.

El verdadero riesgo es que la operación no tenga resultados satisfactorios. Algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica disponible establecen que, entre los pacientes con hernia discal pero sin signos evidentes de compresión del nervio por exploración física o electromiograma, menos del 40% de los que se operan obtienen resultados satisfactorios

Diagnóstico

Lo primero que se hará es realizar una historia clínica y una exploración física del paciente.

Aunque una hernia discal se puede detectar con un scanner, la resonancia magnética o el electromiograma son procedimientos de elección.

Para determinar si la hernia discal deben pedir pruebas complementarias de los problemas del paciente, la historia clínica y la explotación física son fundamentales.

El tratamiento

La hernia discal suele resolverse con tratamientos no quirúrgicos. Se estima que la cirugía tiene sentido en menos del 10% de las hernias discales que causan síntomas.

Se recomienda plantearse una operación cuando:

1. En el caso de hernia discal lumbar, hay ciática muy intensa y limitante, que empeora muy notablemente o se mantiene sin mejoría tras 4 semanas de tratamiento.

2. La hernia discal causa el sufrimiento de un nervio, en cuyo caso se puede plantear la operación si se dan todas las siguientes circunstancias

Se dice que el nervio está sufriendo cuando po ejemplo, hay una pérdida muy importante de fuerza en el músculo que controla.

Esa situación se mantiene durante un mes, pese a todos los tratamientos no quirúrgicos.

El nervio cuyo sufrimiento se ha demostrado está en el nivel en el que la Resonancia Magnética demuestra la existencia de la hernia discal.

Estos criterios definen los casos en los que tiene sentido plantear la cirugía programada (es decir, de manera no urgente). Sin embargo, los estudios realizados han demostrado que incluso en esos casos en los que la cirugía es una opción razonable, no es indispensable operar.

Sólo se plantea la cirugía urgente cuando hay sufrimiento de la médula o síndrome de la cola de caballo, lo que se refleja por uno o varios de estos signos:

1. Pérdida de control de esfínteres -incapacidad para controlar la emisión de orina o heces-, o

2. Hay anestesia “en silla de montar” -pérdida completa de la sensibilidad del periné (entrepierna) y la parte interna de la porción superior de los muslos-.

3. Hay “paraparesia” -pérdida casi total de fuerza en ambas piernas, con o sin dolor-.

Para realizar un tratamiento conservador:

- Reposo, habitualmente 2 días. Si el dolor es intenso puede prolongarse a una semana o dos como máximo.
- Analgésicos o AINES.
- Esteroides: en dolor radicular agudo, en ciclos cortos de pocos días (7 – 10 días).
- Relajante muscular sólo si hay contractura.
- Termoterapia: calor superficial o profundo (microonda, ultrasonido, onda corta).
- Electroterapia: TENS y otras corrientes analgésicas.
- Tracción lumbar (contraindicada en hernias muy voluminosas).
- Ortesis: collarines, ortesis lumbosacras semirrígidas (fajas lumbares).
- Infiltraciones.
- Hidrocinesiterapia.
- Inesterapia

Para dudas y consultas pasa por el Foro de hernia discal

20 Comments

Quiropráctica frecuencia y duración del tratamiento

Sobre la duración y frecuencia del tratamiento manipulativo quiropráctico la profesión quiropráctica ha establecido unas guías clínicas formales. Si bien estas guías pueden variar en cada caso en particular. Hay pacientes que sólo necesitan uno o dos tratamientos así como existen casos más complicados por su cronicidad, origen traumático o factores concomitantes que necesiten un tratamiento más prolongado.En casos sin complicaciones, se realizan cuatro semanas de tratamiento quiropráctico con una frecuencia de tres sesiones por semana, al final de este periodo ya ha de haber comenzado la mejoría. Después se espacian progresivamente las sesiones.

Después se podría necesitar un mantenimiento que puede clasificarse en:

Cuidados de prevención quiropráctica: en este caso nos dirigimos a pacientes previos que no presentan síntomas en el momento actual pero buscan prevenir episodios discapacitantes y de dolor, y aumentar su calidad de vida. La frecuencia en este caso del tratamiento mediante quiropráctica depende de los factores de riesgo para la columna que conlleve el estilo de vida de cada paciente como su trabajo, hábitos y estado de salud en general. El tratamiento puede realizarse cada 3 o 6 meses aunque siempre depende de el caso en particular.

Incluimos en este grupo los pacientes que aún no han sufrido ningún tipo se síntoma pero buscan una detección precoz y corrección de posible problemas músculoesqueletales, antes de que lleguen a complicarse con sintomatología y tratamiento.

Cuidados de mantenimiento sostenido: en este caso tratamos a los pacientes más complicados que han llegado a su punto máximo de mejoría pero no son capaces de mantenerla cuando se retira el tratamiento inicial. Generalmente haremos un tratamiento cada dos o cuatro semanas por varios meses después del tratamiento; este es el caso de pacientes con patologías muy avanzadas y crónicas o que presentan complicaciones serias cuya capacidad de recuperación completa está no es posible por si sola.

No Comments

El tratamiento Quiropráctico

La manipulación quiropráctica se define como un procedimiento manual que implica un impulso dirigido con la mano en distintas estructuras óseas para mover una articulación más allá de su campo de movimiento fisiológico normal sin excederse en el límite anatómico de la propia articulación.
Aunque la manipulación del quiropráctico requiere un impulso con mucha velocidad, el impulso está realizado con mucho menor campo de movimiento o amplitud y puede venir acompañado de un sonido similar a un “pop” o un “chasquido” El término técnico de este sonido es cavitación y no está producida por el hueso sino por el colapso de una burbuja de gas que escapa del fluido intra-articular por la baja presión que se produce cuando se separan las dos superficies de la articulación por la manipulación.
tratamiento quiropractica, dolor espalda, cervicales
Hoy en día, en lo que se refiere a la manipulación espinal mediante quiropráctica, hay varios mecanismos de acción bien descritos de la manipulación, de los cuales destacamos:

La cavitación articular aumenta el campo de movimiento articular no sólo mecánicamente sino que también causa inhibición o reducción del reflejo del dolor mediante el mecanismo del portal del dolor de Melzack y Walls. La estimulación que produce sobre los receptores articulares y musculares produce una relajación por vía de un reflejo sobre la musculatura paraespinal y también sobre músculos de otras áreas de la columna, extremidades inferiores y superiores.
La manipulación quiropráctica influye sobre el tono vasomotor que regula el calibre las arterias a través de la estimulación del sistema autonómico nervioso mediante reflejos provocados por el aumento del campo de movimiento de la articulación. Por ejemplo, puede aumentar el riego sanguíneo en aquellos tejidos que se vean afectados o en otros casos disminuir la distensión venosa del plexo pre-vertebral que se puede producir en el canal medular, que contribuye a la estenosis en caso de hernia discal por ejemplo. La manipulación corrige mecánicas articulares anormales aliviando la compresión y/o irritación del nervio, por ejemplo, en el caso de una ciática.
No todos los tipos de lesiones son susceptibles de corrección manipulativa mediante la quiropráctica e incluso en algunos casos estaría contraindicada la manipulación. Esta es una de las razones por las que se debe realizar un examen completo previo, para descartar lesiones no manipulables y referirlas al profesional adecuado en ese caso.

No Comments

Ploblemas cervicales y Dolores Lumbares

Según diversos estudios, el 85% de los problemas cervicales y el 87% de los dolores lumbares o tambien conocida como la lumbalgia tienen solución con la Quiropráctica.

Otro porcentaje elevado acude a la Quiropráctica como prevención antes de que aparezcan estos problemas y otros más. Y es que la salud de la columna es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y, en general, para el de todos los órganos, células y tejidos del organismo.

Si los nervios que salen desde la columna hacia todo el cuerpo se encuentran irritados, pinzados o comprimidos como consecuencia de una incorrecta posición de las vértebras, los órganos del cuerpo no funcionan correctamente.

Llegado a este punto hemos de definir Quiropráctica como la profesión sanitaria que se ocupa de los problemas biomecánicos-estructurales, especialmente los de la columna, y de cómo estas alteraciones afectan a la salud en general.

La Quiropráctica corrige los desplazamientos de las vértebras ajustando la columna, devolviéndoles su posición correcta, restituyendo su movilidad y evitando el mal funcionamiento del sistema nervioso, motivo por el cual, no se puede mantener un bienestar.

En definitiva, la Quiropráctica tiene por objeto el restablecimiento y mantenimiento de la salud atendiendo a la íntima relación que existe entre las vértebras, los musculos y el sistema nervioso, corrigiendo las alteraciones neuro-músculo-esqueléticas y los efectos que esas alteraciones producen en la salud. Pero el tratamiento quiropráctico no consiste en un “simple” ajuste mecánico.

El gran aliado del doctor en Quiropráctica es el propio cuerpo que, una vez restaurada la posición vertebral, pone en marcha su capacidad de auto-recuperación. De ahí que el quiropráctico enfatice la capacidad del propio organismo para mantener su estado de salud, y que aconseje a sus pacientes acerca de una correcta higiene postural o de ejercicios físicos.

Tags: Cervicales,lumbares,musculos,Quiro práctica,Quiropráctica

No Comments

Quiropráctica

La Quiropráctica es un sistema médico sanitario alternativo. Se ocupa de la relación entre la estructura músculo-esqueletal y la función corporal y la manera en que dicha relación afecta la preservación y la restauración de la salud. Los quiroprácticos ponen énfasis en las terapias manipulativas como una herramienta para el tratamiento integral.

La profesión de Quiropráctico

La profesión de Quiropráctico fue fundada en 1895 en los EE.UU. y está regulada en varios países del ámbito anglosajón como Australia y está establecida ahora en 70 países, si bien en jurisdicciones como la de España no está regulada esta disciplina, que se puede estudiar, no obstante, en algunos centros o academias del ámbito privado en cursos de corta duración para profanos; aunque cabe señalar que estos títulos no tienen validez académica alguna ni mucho menos de tipo sanitario.

En el general, la Quiropráctica como terapia manipulativa no ha tenido tradicionalmente tanto arraigo en Europa como la Osteopatía o los diversos métodos de la Fisioterapia Manipulativa Articular. Debido a su espectacular crecimiento, en el año 1997 la profesión Quiropráctica se había convertido ya en la tercera profesión sanitaria de atención primaria en el mundo occidental.

Historia

Fue desarrollada en Iowa, (Estados Unidos) en el año 1895 por un curandero autodidacta, David Daniel Palmer, quien cobró fama por haberle devuelto la audición a un conserje local mediante una manipulación espinal.Palmer creía que existe una “Inteligencia Natural” o fuerza interna natural del cuerpo para la auto-curación, que quedaba limitada por restricciones vertebrales. A estos desarreglos vertebrales, Palmer les llamó “subluxaciones” y consideró que estas restricciones lo que hacían era por una parte interrumpir el flujo nervioso pero también interrumpir el flujo de la Inteligencia Natural, impidiendo así la salud.

Actualmente, la Quiropráctica ha abandonado muchas de las ideas originales de Palmer y ha intentado evolucionar hacia postulados más científicos.

quiropractica, dolor espalda, quiropractico

No Comments