Tratamientos faciales con aceites esenciales

Hay una gran variedad de formas en las cuales los aceites esenciales apropiados pueden ser usados para el beneficio del rostro y la piel en general. El masaje facial con aceites esenciales diluidos en un aceite base o vehículo será muy útil para estimular la circulación, mejorar el tono facial y aportar los beneficios individuales de los aceites esenciales a la piel. La piel seca (o reseca), escamosa y con signos de la edad obtendrá un beneficio más notable de este tratamiento.

La elección cuidadosa del aceite base apropiado hará que el tratamiento sea aún más efectivo. Es importante tener en cuenta que hay una gran variedad de aceites que pueden usarse como aceites base o vehículo en la aromaterapia. El aceite que selecciones dependerá mucho de la preferencia personal y del propósito para el cual se usa. Recuerda que los aceites base no tienen una vida ilimitada y que al igual que muchos otros productos derivados de ingredientes naturales tienen una fecha de caducidad establecida. Para conservarlos en estado óptimo almacénalos en un lugar oscuro y fresco y no los conserves por más de un año.

 Los faciales con vaporizaciones de aceites esenciales son una forma muy efectiva de limpiar y tratar pieles con tendencia a la oleosidad y el acné. Un facial con vapor es aplicado de forma muy similar a las vaporizaciones para inhalación. Este tratamiento es eficaz para abrir los poros y limpiarlos a profundidad y prevenir así la aparición de brotes, puntos negros e imperfecciones en general. Existen gran cantidad de aceites esenciales que pueden usarse para tratamientos faciales.

Los aceites esenciales más usados para los tratamientos faciales son: el aceite de árbol de té,  aceite de lavanda y aceite de limón. La aplicación de los aceites en estado puro no es aconsejable para la mayoría de ellos; sin embargo, el aceite de árbol de té y el aceite de lavanda son seguros para usarse de este modo. El aceite de árbol de té (o tea-tree) puede ser aplicado en brotes, espinillas o brotes leves de acné. El aceite de lavanda puede ser usado para una gran variedad de problemas de la piel, incluyendo pequeñas heridas, quemaduras leves y picaduras de insectos. Por su parte, el aceite de limón puede ser usado para eliminar verrugas  pero el área de alrededor debe ser protegida con petrolato o vaselina.

Los aceites esenciales también pueden ser añadidos a cremas o lociones sin fragancia para su aplicación en la piel para el tratamiento de infecciones por hongos o fuegos, diluidos en un poco de alcohol (el alcohol isopropil está disponible en la mayoría de las farmacias o droguerías) antes de su aplicación en el área afectada.

La mejor forma de terminar un tratamiento facial con aceites esenciales es con un agradable y refrescante rocío de agua de rosas. Nota: Es importante no recurrir a este método de limpieza facial si se tiene una piel muy sensible o venas rotas.

Tratamientos faciales con aceites esenciales
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *