Mitos y realidades sobre los ataques cardiacos

Con el gran número de información disponible estos días, cada vez se hace más difícil distinguir las realidades de los mitos sobre los ataques cardíacos. Todos los días surgen rumores en torno a todos los temas del quehacer humano. Más aún con el auge de internet en los últimos años, la creación de mitos en torno a los temas más diversos se vuelve algo cotidiano. El tema de la salud no se queda fuera, y es especialmente todo lo relacionado con las enfermedades coronarias los temas más plagados de desinformación. A continuación un breve análisis de estos mitos y su contraparte real.

  • Mientras más alto el nivel de colesterol, más grande el riesgo de padecer una enfermedad coronaria. Esto es en parte verdad. La cantidad total de colesterol es indicativo de qué sector de la población tiene mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Por ejemplo, los niveles de colesterol en la población estadounidense son mucho mayores que los de la población china, y los primeros tienen una tasa más alta de ataques cardíacos. Sin embargo, si se observa sólo la población de un país, el colesterol total es un indicador muy pobre del riesgo de padecer una enfermedad del corazón. Los estudios muestran que el nivel total de colesterol entre las personas que han sufrido infartos son prácticamente los mismos que los de la gente que no ha pasado por eso.
  • Es posible detener un ataque al corazón tosiendo. Este mito sobre los ataques cardiacos por asombroso que resulte, es verdad. El toser incrementa y reduce en forma alternada la presión del pecho, lo cual puede elevar un ritmo cardíaco bajo, estimular la función cardíaca, y algunas veces incluso detener una arritmia. Si padeces de una enfermedad coronaria y sientes palpitaciones, toma respiros profundos y tose repetidamente. Esto podría ayudar a tu circulación hasta que llegue la ayuda médica.
  • Mientras más calvo se es, mayor el riesgo de ataque cardiaco. Esto es probablemente falso. El proceso que desencadena la caída del cabello tiene que ver con los niveles de testosterona. Un nivel de testosterona alto es bueno para el deseo sexual del hombre y para la creación de músculo y hueso, pero un nivel bajo de testosterona está asociado con prediabetes y diabetes tipo 2, ambos factores de riesgo cardiaco. Aunque algunos estudios anteriores han sugerido una asociación entre la calvicie y las enfermedades coronarias, estudios más recientes han refutado esta idea.

Es realmente sorprendente que muchos de estos supuestos mitos sobre los ataques cardiacos resulten tener algún elemento de verdad en ellos. Pero ten presente que a pesar de que haya algo de ciencia en ellos, es ciencia popular. Los cardiólogos tienen la tarea de llevar a cabo todos los estudios pertinentes para determinar el nivel exacto de riesgo de cada paciente. Así que estos mitos sobre los ataques cardiacos adquieren un valor menor.

Mitos y realidades sobre los ataques cardiacos
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *