Masajes y dolor

Cuando se practica un masaje este no deben causar dolor, por eso se recomienda estar atentos a las reacciones del paciente que recibe el masaje. Debe aplicarse el contacto de forma progresiva para ir centrándose en las áreas más limitadas y tensas conforme progresa el tratamiento.

También podemos afirmar que los masajes son un buen medio para aliviar el dolor ya que aumenta la circulación y favorece el retorno venoso; favoreciendo el drenaje del exceso de linfa que se forma en las áreas edematosas. Nos permite liberar las fibras nerviosas atrapadas por desequilibrios mecánicos en las articulaciones y en los tejidos blandos. Si tocamos con suavidad o mediante una presión mantenida la piel durante el masaje estimularemos los mecanorreceptores. Lo que nos permite “bloquear” el ascenso por la médula espinal de los impulsos dolorosos, trasmitidos por los receptores de dolor, (los nociceptores), en su camino hacia el encéfalo.

Masajes y dolor
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *