Los balones medicinales

Los balones medicinales

Los primeros tipos de balones medicinales podrían haber sido usado por los atletas persas, para incrementar fuerza y resistencia. Éstos, empleados al menos hace 3000 años, eran usualmente vejigas de animales  llenas de arena. Se pueden encontrar referencias al balón medicinal más tardías de hace unos 2500 años siendo su uso abogado por el padre de la medicina, Hipócrates. Éste recomendó la utilización de pieles de animales en forma redondeada, también rellenas de arena, como modo para entrenar atletas o para ayudar en la rehabilitación de lesiones de los mismos.

Hoy en día los balones medicinales cumplen en gran medida la misma función mencionada por Hipócrates. Se trata de balones con peso, que oscilan entre todos los pesos desde un par de libras hasta las 25 (11.34 kg). Pueden usarse como parte del entrenamiento atlético o como medio de rehabilitación para ayudar a la gente a recuperarse de o a prevenir lesiones.

A diferencia de una pelota estándar rellena de aire, el peso del balón medicinal es importante. Peso de más puede contribuir a llevar los ejercicios al siguiente nivel, y además ayuda para absorber el impacto si la pelota es golpeada de remate o atrapada. Algunos podrían asumir que la mejor elección de balón medicinal sería el más pesado que pudieras encontrar. De hecho, ese no es siempre el caso, particularmente si usted apenas está comenzando una rutina de ejercicios. Normalmente, las personas empiezan con los balones de menor peso, los cuales pueden sostener mientras hacen sentadillas, abdominales o levantamientos de piernas, y luego van trabajando poco a poco hasta alcanzar los cada vez más pesados. Utilizar un balón que resulte demasiado pesado puede conducir a una lesión.

Los balones medicinales de mayor peso tienen su función. Cuando un atleta desea entrenar para ejercer más fuerza en la patada y en el lanzamiento, los balones más pesados absorben una cierta cantidad del impacto. Esto significa que tienes que esforzarte aún más para conseguir que un balón más pesado llegue tan lejos como lo requieras. Con el tiempo, el uso de un balón medicinal pesado tiene la capacidad de incrementar la fuerza con la cual un atleta puede lanzar o patear.

Para las personas quienes no son atletas profesionales, el peso de un balón medicinal tiende a no exceder cerca de las 8 libras (3.63 kg). El peso extra contribuye, sin duda, a fortalecer, proveyendo justo lo necesario para trabajar los músculos más eficientemente durante una variedad de ejercicios. Los balones medicinales pueden ser utilizados en un amplio espectro de diferentes métodos, tales como Pilates, algunas formas modernizadas del Yoga, y en varios géneros de aerobics tales como el spinning o la danza aeróbica.

Los balones medicinales más ligeros son usados por atletas que han sufrido una lesión. Pueden formar parte de grupos de ejercicios diseñados por expertos en medicina del deporte o por fisioterapeutas para ayudar a incrementar la fuerza y maximizar el rango de movimiento sin arriesgar una lesión. Los balones medicinales pueden adquirirse en tiendas de deportes o incluso en supermercados,  pero es recomendable esperar a que un entrenador o fisioterapeuta le dé una recomendación específica, para estar seguro de que el peso y la rutina física es la adecuada.

Foto | Dobcx

Los balones medicinales
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *

Suscríbete a nuestro Boletín