La correcta higiene bucal

La razón principal de la higiene bucal es prevenir el crecimiento de la placa, la película pegajosa de bacterias que se forma en los dientes. La placa bacteriana  acumulada en los dientes debido a una pobre higiene bucal es la causa principal de los mayores problemas dentales.

Una mala higiene bucal, permite la acumulación de bacterias productoras de ácido sobre la superficie de los dientes. El ácido desmineraliza el esmalte del diente produciendo caries y muchas veces sensibilidad dental. La placa dentobacteriana puede también invadir e infectar las encías causando enfermedad de las encías y periodontitis. En ambos casos, el resultado final de una mala higiene bucal es la pérdida de uno o más dientes. No debe esperar hasta la pérdida de un diente para entender la importancia de la higiene bucal y del tratamiento preventivo.

Muchos de los problemas bucales, como la candidiasis oral, enfermedad de Vincent, mal aliento y otras,  son considerados efectos de una mala higiene bucal. Muchos de estos problemas dentales y bucales  pueden evitarse solo manteniendo una buena higiene bucal.

La importancia de una Buena higiene bucal

La prevención es siempre mejor que un tratamiento. Los buenos hábitos de higiene bucal mantendrá alejados la mayoría de los problemas dentales previniendo de dolores de muelas y costosos tratamientos dentales. Lo interesante es que esto se puede obtener dedicando solo unos minutos al día al cuidado de  la higiene bucal. Un gran número de diferentes productos de higiene bucal, más allá de la pasta de dientes y del cepillo de dientes habitual, están disponibles en el mercado para ayudarle en este esfuerzo.

Desgraciadamente, la mayoría de nosotros  recordamos la importancia de las instrucciones de la higiene bucal  solo cuando se suscitan los problemas. La investigación ha demostrado que, si bien la activación de los pacientes puede mostrar una mejora inmediata en los hábitos de higiene bucal sólo un pequeño porcentaje mantiene el mismo estándar seis meses después. Mantener una buena higiene dental debe de  ser un hábito diario para toda la vida.

Tener conciencia sobre la importancia de la higiene oral ha aumentado significativamente en los países desarrollados, pero contrariamente a eso, los hábitos dietéticos modernos, presentan un riesgo mayor para la salud oral. Unos dientes saludables no sólo le permiten verse y sentirse bien, ellos hacen posible comer y hablar correctamente. Una buena salud bucal es importante para su bienestar general.

Cuidados  preventivos de higiene bucal diarios, con un cepillado apropiado y el uso de hilo dental, ayudará a detener los problemas dentales antes de que se desarrollen y son mucho menos dolorosos, caros, y preocupantes que el tratamiento de estas enfermedades  que se permitió que avanzaran.

 Cómo mantener una buena higiene bucal

Es importante aprender cómo mantener una buena higiene dental desde la infancia. Los padres deben de enseñar a sus hijos el uso apropiado de los productos de higiene bucal. La buena higiene  bucal debe ser un esfuerzo en conjunto con usted y su dentista. No todos tenemos las mismas necesidades.

Pregúntele a su dentista como mantener una buena higiene bucal. Su dentista o higienista le proporcionara las instrucciones de higiene apropiadas y le enseñara la manera correcta de cepillarse y usar el hilo dental. El dentista identificara sus necesidades y le ayudara a elaborar su propio plan de higiene bucal.

Signos de una Buena higiene

Una  buena higiene da como  resultado una boca que luce y huele saludablemente. Esto significa:
* Sus dientes están limpios y libres de residuos
* Las encías son de color rosa y no duelen o sangran al cepillarse o usar hilo dental
* El mal aliento no es un problema constante

 Indicaciones más importantes sobre higiene bucal

Entre las visitas regulares al dentista, hay pasos sencillos que cada uno de nosotros puede tomar para reducir considerablemente el riesgo de desarrollar caries dental, enfermedad de las encías y otros problemas dentales. Estas instrucciones incluyen:

  •  Cepillar sus dientes por lo menos dos veces al día o después de cada   comida, con una pasta dental con fluoruro (flúor).
  • Usar hilo dental por lo menos una vez al día
  • Vigilar la dieta. Evitar el azúcar y limitar los refrigerios entre comidas

Aún cuando hemos llevado bueno hábitos de higiene oral, es necesario visitar periódicamente al dentista. Una limpieza dental profesional es recomendable periódicamente, en una próxima entrega hablaremos de los tipos de métodos que se siguen en un consultorio dental para llevar a cabo este trabajo.

La correcta higiene bucal
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *

Suscríbete a nuestro Boletín