La ciática

Comparte! échanos una mano :)

La ciática

Cuando se habla de la ciática se usa para describir los síntomas de dolor en las piernas y posiblemente, hormigueo, entumecimiento o debilidad que se origina en la espalda baja  y viaja a través del glúteo y por el nervio ciático grande en la parte posterior de la pierna. La gran mayoría de las personas que sufren ciática mejoran con el tiempo (generalmente unas pocas semanas o meses) y encuentran alivio del dolor con tratamientos no quirúrgicos. Para otros, sin embargo, el dolor del nervio ciático puede ser severo y debilitante.
La ciática se caracteriza en con frecuencia por los siguientes síntomas:

  • Dolor en un lado de la nalga o en una pierna que empeora al sentarse.
  • Ardor u hormigueo en la pierna.
  • Debilidad, entumecimiento o dificultad para mover la pierna o el pie.
  • Un constante dolor en un lado de la parte trasera.
  • Un dolor agudo que puede dificultar ponerse de pie o caminar.

 Diagnóstico clínico.

 El diagnóstico clínico de la ciática se refiere como una “radiculopatía”, lo que significa simplemente que un disco ha sido desplazado de su posición normal en la columna vertebral y está haciendo presión sobre el nervio radicular (raíz del nervio) en la espalda baja, que forma parte del nervio ciático.

Hay que tener en cuenta que la ciática no es un diagnóstico médico, sino más bien un síntoma de un problema subyacente en la espalda baja (por ejemplo, una hernia discal o estenosis espinal que comprime o irrita las raíces nerviosas). Esta distinción es importante porque es el diagnóstico de base (frente a los síntomas de la ciática) el que a menudo tiene que ser tratado con el fin de aliviar el dolor del nervio ciático.

La ciática ocurre con mayor frecuencia en personas entre los 30 y 50 años de edad. A menudo un acontecimiento o lesión particular no causa la ciática; por el contrario, el dolor ciático tiende a desarrollarse con el tiempo como resultado del desgaste y los desgarres en las estructuras de la columna lumbar.

 Síntomas de la ciática.

 Para algunas personas, el dolor de la ciática puede ser severo y debilitante. Para otros, el dolor puede ser poco frecuente e irritante, sin embargo tiene el potencial de empeorar. Mientras que la ciática puede ser muy dolorosa, es raro que tenga como resultado un daño permanente del nervio ciático (daño tisular). La mayoría de los síntomas de la ciática resultan de la inflamación y mejorarán en un lapso de dos semanas y hasta algunos meses. Además, debido a que la médula espinal no está presente en la parte inferior (lumbar) de la columna vertebral, una hernia de disco en esta zona anatómica no presenta un peligro de parálisis.

Aunque es relativamente raro, dos síntomas relacionados con la ciática que requieren atención médica inmediata y, posiblemente, una cirugía de emergencia, incluyen: debilidad progresiva en las piernas, y ya sea incontinencia o disfunción de la vejiga o del intestino. Los pacientes con cualquiera de estos síntomas podrían tener síndrome de cola de caballo (cauda equina) y deben buscar atención médica inmediata.

Foto | Paulkchiropractic

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Vota por primer vaez!)
Loading ... Loading ...

Opina

*