Exceso de ácido úrico: Hiperuricemia y gota

Comparte! échanos una mano :)

La gota es la enfermedad que resulta de un exceso de ácido úrico en el cuerpo. Este exceso de ácido úrico lleva a la formación de cristales de urato que se depositan en los tejidos del cuerpo, especialmente en las articulaciones. Cuando los cristales se forman en las articulaciones, esto ocasiona ataques recurrentes de inflamación en las mismas (artritis). La gota es considerada una enfermedad crónica y progresiva. La gota severa también puede ocasionar la formación de terrones sólidos de ácido úrico en los tejidos, y puede causar la destrucción de las articulaciones, y un deterioro de la función de los riñones.

La gota tiene la distinción única de ser el padecimiento médico con mayor número de registros a lo largo de la historia. Generalmente se le ha relacionado con una anomalía heredada en la capacidad del organismo para procesar el ácido úrico. El ácido úrico es un producto de la descomposición de las purinas las cuales son parte de muchos de los alimentos que ingerimos.

Algunas personas pueden desarrollar niveles elevados o exceso de ácido úrico en la sangre  (hiperuricemia) sin tener manifestaciones de gota, tales como la artritis o problemas con los riñones. El estado elevado de ácido úrico en la sangre sin la manifestación de síntomas es referido como hiperuricemia asintomática. La hiperuricemia asintomática es considerada un estado precursor al desarrollo de gota. El término gota se refiere a la enfermedad que es causada por un exceso de ácido úrico en el organismo.

Mientras que un exceso de ácido úrico en la sangre podría indicar un elevado riesgo de gota, la relación entre hiperuricemia y gota no es clara. Muchos pacientes con hiperuricemia no desarrollan gota (hiperuricemia asintomática), mientras que algunos pacientes con ataques de gota frecuentes tienen niveles de ácido úrico normales o por debajo de lo normal. De hecho,  el nivel de ácido úrico en la sangre con frecuencia disminuye durante un ataque de gota agudo. Entre la población masculina de los Estados Unidos, aproximadamente el 10% padece hiperuricemia. Sin embargo, sólo una pequeña porción de aquellos con hiperuricemia desarrollarán gota.

Los alimentos que ingieres –y los que no ingieres- pueden impactar en el padecimiento de gota al incrementar o disminuir tus niveles de ácido úrico. También es recomendable que hagas ajustes en tu dieta si tienes alguna de las condiciones que son comunes en las personas con gota, incluyendo, hiperlipidemia, hipertensión, diabetes, obesidad e intolerancia a la glucosa.

La principal meta dietaria para aquellos que padecen gota es limitar la ingesta de comidas con altas cantidades de purina para eliminar el exceso de ácido úrico. Los alimentos con alto nivel de purina comprenden: algunos pescados y mariscos, carne de cerdo, tocino, pavo, bebidas alcohólicas. Los alimentos con nivel de purina medio son: carne de res, cordero, aves, langosta, ostras y camarones; vegetales como: espárragos, espinacas, champiñones, coliflor, lentejas y guisantes.

Es importante llevar una dieta balanceada y evitar al máximo los alimentos dentro de los dos grupos mencionados anteriormente, sobre todo los del primer grupo. Si se tienen problemas controlando estos alimentos es recomendable consultar un dietista calificado para que diseñe un plan adecuado para el paciente con gota o hiperuricemia, que también se adapte a las preferencias del paciente y su estilo de vida.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Vota por primer vaez!)
Loading ... Loading ...

Opina

*