Electroestimuladores musculares

La eterna pregunta para muchas personas es si realmente los electroestimuladores musculares funcionan, pero casualmente esas personas no están acostumbradas a hacer deporte y lo que quieren es un remedio “mágico” que les haga tener un cuerpo musculoso y trabajado sin levantar su culo del sofá.

La electroestimulación no es un milagro, esto quiere decir que si tienes sobrepeso y no realizas ningún tipo de deporte seguramente no vas a notar la diferencia. Podemos decir sin ningún tipo de duda que este tipo de aparatos tiene una base científica la cual trata de imitar los impulsos que enviaríamos desde nuestro cerebro a los músculos para que estos realicen una contracción.

Utilizados debidamente (por profesionales) estos impulsos eléctricos enviados desde el electroestimulador van a hacer exactamente lo que nosotros queramos, pudiendo relajar o fortalecer el músculo deseado. Si bien es cierto que los profesionales coinciden en que los mejores resultados se consiguen acudiendo a sus clínicas, ya que los aparatos que podemos comprar por televisión o en grandes almacenes raramente nos darán los mejores resultados y además nos arriesgamos a sufrir roturas musculares por una mala utilización.

Electroestimulación en abdominales

Son los músculos más difíciles de trabajar y si realmente se quieren conseguir resultados se debe hacer bastante sacrificio, tanto en ejercicio como en dieta. Esto es lo que normalmente provoca la búsqueda de formas más sencillas de conseguir unos resultados óptimos, pero normalmente la electroestimulación debe ir de la mano con el ejercicio activo si realmente queremos ver resultados.

Entonces podemos decir que la electroestimulación en el abdomen funciona si está acompañada de ejercicio, no podemos quedarnos tumbados en el sofá como sale en los anuncios de la tele y esperar a marcar abdominales sin hacer ningún esfuerzo, cosa que también parece lógica porque sino de que iban a vivir los gimnasios.

Diferencias entre los electroestimuladores

Si estamos convencidos con comprar un aparato para hacerlo nosotros mismos en casa es importante que sepamos que no son todos iguales, los mejores son los de Compex y Cefar. Estos aparatos incluyen programas que nos aseguran una calidad óptima en las ondas que emiten, en el tipo de onda, su duración, amplitud y frecuencia.

La seguridad es otro punto a tener en cuenta ya que algunos aparatos de baja calidad pueden irritar la piel o producir quemaduras.

Como resumen podemos decir que la electroestimulación resulta un magnifico complemento al entrenamiento físico, al mismo tiempo que puede utilizarse como terapia para aliviar dolores (TENS), tonificar el cuerpo y rehabilitar músculos.

Electroestimuladores musculares
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *