El tratamiento Quiropráctico

La manipulación quiropráctica se define como un procedimiento manual que implica un impulso dirigido con la mano en distintas estructuras óseas para mover una articulación más allá de su campo de movimiento fisiológico normal sin excederse en el límite anatómico de la propia articulación.
Aunque la manipulación del quiropráctico requiere un impulso con mucha velocidad, el impulso está realizado con mucho menor campo de movimiento o amplitud y puede venir acompañado de un sonido similar a un “pop” o un “chasquido” El término técnico de este sonido es cavitación y no está producida por el hueso sino por el colapso de una burbuja de gas que escapa del fluido intra-articular por la baja presión que se produce cuando se separan las dos superficies de la articulación por la manipulación.
tratamiento quiropractica, dolor espalda, cervicales
Hoy en día, en lo que se refiere a la manipulación espinal mediante quiropráctica, hay varios mecanismos de acción bien descritos de la manipulación, de los cuales destacamos:

La cavitación articular aumenta el campo de movimiento articular no sólo mecánicamente sino que también causa inhibición o reducción del reflejo del dolor mediante el mecanismo del portal del dolor de Melzack y Walls. La estimulación que produce sobre los receptores articulares y musculares produce una relajación por vía de un reflejo sobre la musculatura paraespinal y también sobre músculos de otras áreas de la columna, extremidades inferiores y superiores.
La manipulación quiropráctica influye sobre el tono vasomotor que regula el calibre las arterias a través de la estimulación del sistema autonómico nervioso mediante reflejos provocados por el aumento del campo de movimiento de la articulación. Por ejemplo, puede aumentar el riego sanguíneo en aquellos tejidos que se vean afectados o en otros casos disminuir la distensión venosa del plexo pre-vertebral que se puede producir en el canal medular, que contribuye a la estenosis en caso de hernia discal por ejemplo. La manipulación corrige mecánicas articulares anormales aliviando la compresión y/o irritación del nervio, por ejemplo, en el caso de una ciática.
No todos los tipos de lesiones son susceptibles de corrección manipulativa mediante la quiropráctica e incluso en algunos casos estaría contraindicada la manipulación. Esta es una de las razones por las que se debe realizar un examen completo previo, para descartar lesiones no manipulables y referirlas al profesional adecuado en ese caso.

El tratamiento Quiropráctico
Dale una puntuación
Share this Story

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *