Ansiedad

Está demostrado que la ansiedad provoca en nuestro cuerpo un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel adecuado; o por el contrario, ante el temor de perder un bien preciado. En las sociedades avanzadas modernas, esta característica que es innata del hombre se ha desarrollado de forma patológica conformando, en algunos casos, cuadros sintomáticos que constituyen los Trastornos de Ansiedad, que tienen consecuencias negativas y muy desagradables para las personas que los padecen:

  • Fobias
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de pánico
  • Agorafobia
  • Trastorno por estrés post-traumático
  • Trastorno de ansiedad generalizada, etc.

Síntomas de ansiedad

Los más comunes consistan en hiperactividad vegetativa que se manifiesta con taquicardia, taquipnea, dilatación pupilar, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, rigidez muscular, debilidad muscular, insomnio, inquietud motora, dificultades para la comunicación, etc.

ansiedad, fobias

Tratamiento

Entre los muchos tratamientos que existen para tratar la ansiedad podemos encontrar:

  • Fármacos ansiolíticos.
  • Psicoterapia Cognitivo-Conductal (cognitive-behavioral therapy). La terapia incluye técnicas de exposición graduada, confrontación y modificación de creencias negativas o incorrectas; modificación de pensamientos negativos; técnicas para entablar auto-charlas positivas, etc.
  • Reducción de estrés, lo que puede incluir técnicas de relajación y respiración, mejor manejo del tiempo, ejercicio físico, yoga, etc.
  • Cambios en la alimentación; por ejemplo, eliminación de alimentos o sustancias como el tabaco, alcohol, refrescos que contengan cafeína, nicotina u otros elementos excitantes.
Ansiedad
Dale una puntuación
Share this Story

One Comment

  1. Alzheimer

    25 abril 2009 at 18:01

    […] Los síntomas incluyen la incapacidad para aprender nueva información y para recordar cosas que se sabían en el pasado, para reconocer objetos; problemas para hablar y expresarse con claridad, o para llevar a cabo actividades motoras. Además se puede sufrir un cambio en la personalidad y puede tener dificultades para trabajar o llevar a cabo las actividades habituales. En ocasiones pueden presentar alteraciones del estado de ánimo y de la conducta, síntomas similares a la depresión (como tristeza o problemas de adaptación) o a la ansiedad. […]

Deja tus comentarios

Tu email no saldrá publicado. Los campos requeridos están marcados con: *

Suscríbete a nuestro Boletín